BREAKING NEWS
.

jueves, abril 03, 2014

Cancún, a unos kilómetros del lujo, hay otra realidad: miles de familias de invasores y de pepenadores

CANCÚN, MX.- A unos kilómetros de la lujosa zona hotelera de Cancún, donde viven artistas, empresarios y políticos, y a donde cada año llegan millones de turistas, hay otra realidad, digna de las ciudades más pobres de América Latina, la de miles de familias que se dedican invadir casas y terrenos.


La invasión de casas del Fraccionamiento La Selva, ubicado en la región 225, se extendió de la noche a la mañana a los terrenos aledaños, donde cada familia invasora fue limpiando de selva y maleza un pedazo, y delimitando su “propiedad”.

Sin ningún freno, las tomas ilegales de terrenos han ido creciendo. En octubre de 2012, cientos de “paracaidistas”, ahora ya convertidos en miles, llegaron a posesionarse de terrenos que son propiedad del derecho de vía de la Comisión Federal de Electricidad, en Playa del Carmen, sin que nadie los moleste, y sin que la paraestatal haya dejado ver ninguna acción legal a un año y medio de los hechos.

No es verdad que sea la extrema pobreza la que arroja a las personas a invadir terrenos, se trata de profesionales de la invasión; muchos tienen automóviles, en los que llegan a su “nueva casa”, porque la gran mayoría tiene otra casa; y en poco tiempo le exigirán al gobierno que les legalice su nuevo patrimonio y que además los dote de servicios.

Se trata de la cultura prohijada y protegida por los gobiernos priistas.

Mientras continuamente el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo destaca que Quintana Roo es el estado con mayor población económicamente activa, los invasores aseguran que no hay trabajo, porque es más fácil y cómodo vivir de las políticas públicas que fomentan el mínimo esfuerzo.

Borge Angulo, también presume y se siente orgulloso de su programa “Basura por alimento”, con el que ha transformado a familias enteras en pepenadores, desde los niños pequeños hasta los ancianos salen en busca de desechos, de latas, de cartón. En triciclos recogen aparatos eléctricos, bases de colchones y todo lo que les quepa para cambiarlo por productos de la canasta básica. Es la cultura del anti trabajo, donde la gente se apodera de un terreno, simplemente porque puede, y donde ya no busca empleo porque de cualquier manera come, recogiendo basura todos los días…

Esa es la fábrica de pobres que le conviene al PRI, la de los tolerados. No los presiona, no los molesta, porque el día de las elecciones los utiliza, entre más ignorantes y dependientes mejor, porque es en ese momento cuando les pasa la factura. En Quintana Roo no hay políticas de empleo permanente, programas educativos, y culturales. Quintana Roo es un estado en donde los parques son domos, una especie de canchas con techos de fibra de vidrio sin nada más; pedazos de concreto despojados de vegetación en los que es imposible estar en el día por el extremo calor; y si se llenan de maleza o permanecen un tiempo como terrenos ociosos, corren el riesgo de ser invadidos… (Fabiola Cortés /NoticaribeNews)

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger