BREAKING NEWS
.

lunes, noviembre 30, 2015

Que explique el gobernador Roberto Borge dónde quedaron 1,464 mdp para promoción turística

Fabiola Cortés Miranda

PLAYA DEL CARMEN, MX.-El secretario de Finanzas de Roberto Borge, Juan Pablo Guillermo Molina, y quien aspira a ser candidato del PRI a la presidencia municipal de Solidaridad (Playa del Carmen), se negó a rendir cuentas sobre el destino de mil 464 millones de pesos que se recaudaron, entre el 2014 y septiembre de este año, del Impuesto al Hospedaje (IAH).

Sin ninguna duda, no es un monto menor, representa casi el presupuesto anual de Solidaridad (Playa del Carmen); y algo más que el de los tres municipios mayas juntos.

En el 2014, ingresaron a las arcas estatales 724 millones 766 mil pesos por concepto del IAH, esto es, el gravamen que los hoteleros transmiten al huésped en sus tarifas de hospedaje, y que se cobra por cada noche que se ocupa una habitación. Hasta septiembre de 2015, los recursos por este impuesto ya sumaban 739 millones 838 mil pesos, derivados de la elevada ocupación hotelera, tan presumida por el gobernador Roberto Borge.

Sin embargo, qué se hace con este dinero, sigue siendo un tema protegido por la opacidad del Secretario de Finanzas y Planeación (Sefiplan), Juan Pablo Guillermo.

A través de la solicitud de información 00207015 además de que se requirió el monto de lo recaudado por concepto del Impuesto al Hospedaje en 2014 y en el 2015; se solicitó “detallar cómo se distribuyó/aplicó el ingreso en cada uno de los periodos referidos. Precisar además cuánto se entregó a cada uno de los fideicomisos de promoción turística”.

El Impuesto al Hospedaje se aplicó en Quintana Roo, por primera vez, en el gobierno de Mario Villanueva y la finalidad de éste era ser un fondo que sirviera para la promoción turística de los destinos del Caribe mexicano. Esa fue la justificación de su aplicación.

Los administradores directos del dinero que se recaudaba del IAH eran los fideicomisos de promoción turística, de los cuales, existía uno en Cancún, otro en la Riviera Maya, uno más en Isla Mujeres y en Cozumel.

Sin embargo, en diciembre de 2013, se publicó en el Periódico Oficial el nuevo estatuto de los fideicomisos de promoción turística de Quintana Roo, donde el manejo y control de lo recaudado a través del impuesto al hospedaje quedó en manos del gobernador Roberto Borge Angulo, a través de la Secretaría de Planeación y Finanzas.


Como lo dimos a conocer en agosto del 2014, la modificación del estatuto se hizo bajo el pretexto de reducir a tres los fideicomisos de promoción, en lugar de cinco que eran, eliminándose el de Isla Mujeres y Cozumel, que fueron absorbidos por el de Cancún y la Riviera Maya; lo anterior con fines, supuestamente de economía administrativa.

Sin embargo, el cambio a los estatutos fue total, en realidad se trató del diseño de un nuevo documento, en el que se restó autonomía financiera a los fideicomisos de promoción turística, y se dejó a la Secretaría de Finanzas como la encargada de los cientos de millones de pesos que ingresan por IAH.

En el actual estatuto, los organismos de promoción turística de Quintana Roo dejan de ser los beneficiarios (fideicomisarios) del fideicomiso, y el gobierno del estado, se convierte tanto en el que otorga los recursos (fideicomitente), como en el que los recibe.

Parte de los recursos provenientes del IAH se entregaba directamente a los ayuntamientos del estado, que debían destinar el dinero a obras turísticas o complementarias a este rubro, como el mejoramiento de avenidas principales, iluminación de zonas céntricas, etc.

Pero la mayor parte era utilizada por los fideicomisos de promoción turística para “vender” los destinos del Caribe mexicano.

Durante años, personajes como Jesús Almaguer, quien parece director vitalicio de la Oficina de Visitantes y Convenciones (OVC), (el Fideicomiso de Promoción Turística que ahora abarca Cancún, Isla Mujeres y Holbox), reclamó mayores recursos para promocionar la marca Cancún, y no se cansaba de referir las exorbitantes cantidades de dinero que aplicaban los destinos internacionales competencia del Caribe mexicano, como República Dominicana y Jamaica,

Pero tras la modificación de los estatutos de los fideicomisos, como buenos empleados que son, los directores de los fideicomisos de promoción turística no se atrevieron a decir nada, ni siquiera ahora que, paradójicamente, no pueden planear la promoción, y menos disponer directamente del dinero para este fin.

Recientemente, el columnista de Excélsior, especializado en turismo, Carlos Velázquez, publicó que el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), había tenido que pagar un adeudo de la OVC con Virgin Vacations, operadora de viajes de la aerolínea propiedad de Richard Branson, propietario de Virgin Atlantic. Lo que parece simplemente inconcebible cuando en el 2014, el gobierno de Roberto Borge Angulo dispuso de 724 millones 766 mil pesos para promoción; y en lo que va de 2015, hasta septiembre, ha recibido de los hoteleros 739 millones 838 mil pesos.  

Es en parte, esta tremenda opacidad sobre  los cientos de millones de pesos que los hoteleros aportan cada año al gobierno de Roberto Borge Angulo, y que deberían ser aplicados a la promoción turística, es decir, a la actividad que mueve a Quintana Roo, lo que ha generado un desencuentro con las cadenas ibéricas, y la salida de los poderosos empresarios españoles de la Asociación de Hoteles de Cancún, en la que Carlos Gosselin ha asumido el papel de aplaudidor del gobierno.  

Definitivamente, no es para menos. Son mil 400 millones de pesos de los que Roberto Borge ha dispuesto a su entera voluntad, sin que nadie sepa dónde están y cómo se gastaron; nadie más que el Gobernador y su secretario de Finanzas, Juan Pablo Guillermo, que va que vuela por su premio a la lealtad con la postulación a la presidencia municipal de Solidaridad (Playa del Carmen) por el PRI. (NoticaribeNews)  

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger