BREAKING NEWS
.

domingo, noviembre 29, 2015

El Riviera Maya Jazz Festival, entre la incertidumbre y la opacidad

Fabiola Cortés Miranda

PLAYA DEL CARMEN, MX.- La reciente edición del Festival de Jazz de la Riviera Maya, que concluyó ayer, cumplió este 2015, 13 años de celebrarse. 13 años de una iniciativa que alentaron entre otros, Martín Ruiz, Javier Aranda y Darío Flota, todos ellos, directores del Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya; mientras que la parte artística, desde hace más de una década, ha recaído sobre el destacado músico Fernando Toussaint.

Entre la primera edición del Festival de Jazz y la actual, hay un abismo, no solo por el tiempo transcurrido, sino por la calidad de artistas que han pisado el escenario y por la escenografía que pasó de ser un salón de hotel a transformarse en un fastuoso montaje en Playa Mamita’s, con toneladas de equipo de audio,  iluminación y video.

La consolidación del Festival de Jazz como uno de los mejores de América Latina, y como un sello que se unió a la marca Riviera Maya en lo que a grandes eventos se refiere, cada año suponía para sus organizadores solo un reto: superar, musicalmente hablando, la edición anterior.


Pero a partir de este año, y luego de que el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, decidiera modificar los estatutos de los Fideicomisos de Promoción Turística para poder centralizar y manejar discrecionalmente cientos de millones de pesos que se recaudan del Impuesto al Hospedaje (IAH); el Festival de Jazz tuvo que sortear la incertidumbre para poder cumplir 13 años.

De eso, dieron cuenta diversas notas periodísticas, en su momento, como la publicada por Reportur, el 12 de mayo pasado.

En julio de este año, durante la presentación oficial del cartel del Festival de Jazz, el director del Fideicomiso de Promoción Turística de la Riviera Maya, Darío Flota Ocampo, “justificó”, que el retraso en el anuncio de este evento musical se debía a la “veda electoral”. Un pretexto por demás ridículo y carente de todo sentido:

“Más que los recursos económicos y la contratación de los artistas, se nos atravesó una veda electoral y hasta ahora se da a conocer este gran evento que realizaremos por 13va. ocasión, donde estarán presentes artistas de renombre, que sin duda causarán gran controversia. Causará sorpresas, pero será del gusto de los diferentes tipos de la música ligada al Jazz”, expresó Flota Ocampo.

El 6 noviembre pasado, el periódico Novedades confirmó lo que fue un rumor persistente durante varios meses: que el Festival de Jazz de la Riviera Maya estuvo buscando patrocinadores para su realización:

“A casi tres semanas de la realización del Festival de Jazz de la Riviera Maya, en su edición número 13, organizadores reconocieron que ha sido difícil que la iniciativa privada patrocine el evento por lo que seguirán con los mismos de siempre. Y es que según Fernando Toussaint, director del festival, la búsqueda de un número de empresas selectas para que fueran parte de los patrocinios y que absorbieran los gastos de organización, apenas se buscaron desde marzo, por lo que para esta fecha no se ha confirmado que sean parte del evento.”

La razón por la que el afamado Festival de Jazz obtuvo recursos del Fideicomiso  para celebrar se edición 13, fue que con el tiempo encima, habría sido prácticamente imposible para sus organizadores, allegarse del dinero necesario para su realización. La cancelación de este evento, habría puesto nuevamente al gobernador  Roberto Borge bajo los reflectores del cuestionamiento que sigue levantado ámpula entre los hoteleros: a dónde van a parar los cientos de millones de pesos que cada año los centros de hospedaje le entregan a la hacienda estatal, y que deben utilizarse en la promoción turística.

Los turbios manejos del Impuesto al Hospedaje por parte de Borge Angulo, hasta ahora se han saldado con la fractura de la Asociación de Hoteles de Cancún, de la que se han desprendido los dueños de los hoteles españoles, algo así como 40 mil habitaciones.


Entonces, el reto para la próxima edición del Festival de Jazz de la Riviera Maya, y para Fernando Toussaint, sin duda es enorme, pues, como el propio músico lo comentó en múltiples ocasiones, el hecho de que fuera un evento totalmente gratuito, ausente de marcas y de publicidad, lo convertía en una cita cultural, que le permitía negociar precios más razonables con los artistas.  

La insistencia del gobernador Roberto Borge Angulo en que el Festival de Jazz busque sus propios recursos, o “patrocinadores” distintos al Fideicomiso de Promoción, podría representar el ocaso de un gran esfuerzo, y la antesala de un festival que lleve el sello de una cervecera o refresquera, con artistas que satisfagan las expectativas de las firmas; y dudo que algún centro de hospedaje esté dispuesto a ser parte de esta nueva aventura, porque para un evento que se ha ganado su sitio, debería haber recursos suficientes, y los hay, entre los cientos de millones de pesos entregados cada mes por los hoteleros a la hacienda estatal.

En el año 2012, el Festival de Jazz contó con un presupuesto de 10 millones 035 mil pesos; en el 2013, de 9.9 millones de pesos; en el 2014, de 11. 2 millones de pesos, y este año, de 12.3 millones de pesos. (solicitud 00197815).

Sin embargo, la Unidad de Transparencia de Roberto Borge, de la que es titular Lizett del Carmen Clemente Handall, se negó a detallar cómo se distribuye dicho gasto.

La edición 13 del Festival de Jazz de la Riviera Maya incluyó, como es tradición, artistas nacionales y de diverso género como la banda numetalera Resorte y la agrupación Gucamole; y también, como ya es costumbre, presentó a algunos de los músicos más reconocidos del mundo jazzístico como Gino Vannelli y Zappa plays Zappa. (NoticaribeNews)

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger