BREAKING NEWS
.

jueves, noviembre 26, 2015

El gran golpe de la Secretaría de Marina a la ruta de droga sintética en Cancún, ¿es el preludio de una nueva era?

Fabiola Cortés Miranda

CANCÚN, MX.- Su ubicación privilegiada, y su contexto turístico, han hecho del Caribe mexicano, desde el norte: Cancún, Playa del Carmen y Tulum; hasta el sur: Mahahual; el paraíso perfecto para el trasiego de drogas.


Los múltiples episodios de ejecuciones, considerados como hechos “aislados” por las autoridades de Quintana Roo, toman ahora otra dimensión, tras el descubrimiento de un tráiler cargado con alrededor de 600 kilos de pastillas de pseudoefedrina, interceptado el miércoles en la madrugada por elementos de la Secretaría de Marina (Semar) según información publicada este jueves y hoy viernes en el periódico Por Esto; así como por la posterior ubicación de una bodega en la delegación Alfredo V. Bonfil, situada a unos minutos del centro de Cancún, la cual se presume sirve de centro de almacenaje y distribución de la droga sintética.

La intercepción de la droga sintética condujo a las autoridades hacia José Mauricio Castillo Guzmán alias “El Mau”, miembro del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), quien fue detenido cuando pretendía abordar un avión, en el Aeropuerto de Cancún.


De acuerdo a la información difundida, el éxito de la operación se debió a un trabajo de investigación realizado entre elementos de la Secretaría de Marina y la Procuraduría Generar de la República.

La detención del tráiler, junto con el chofer y un acompañante, la efectuaron marinos; y aunque, constitucionalmente esta institución castrense no tiene atribuciones investigadoras ni persecutoras del delito, todo apunta a que fue realmente la Secretaría de Marina la artífice del desmantelamiento de una de las múltiples rutas de la droga en Quintana Roo.


La delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado, se ha dedicado a hacer nada. Por esta dependencia han transitado opacos personajes sin mayor trayectoria y sin ninguna intención de frenar el avance de la delincuencia en Quintana Roo.

Aurora Mora Morales dejó la titularidad de la PGR en Quintana Roo, en septiembre, denunciada por una ex empleada de la propia dependencia por privación ilegal de la libertad, y señalada por actos de corrupción y contubernio con delincuentes. Más grave aún, durante su gestión uno de sus funcionarios más cercanos, Erick Damián Martínez Alfaro, desapareció, y meses después sus restos fueron encontrados en la carretera cercana a Gas Auto, en Cancún.

En narcomantas, Aurora Mora fue evidenciada por recibir dinero del narco “a través de su particular Vicente (…) y el Lic. Fernando Ortiz en Cancún y el Comandante Carlos Hdz en Playa”.

No existe memoria de algún “gran golpe” por parte de la delegación de la PGR en Quintana Roo, por lo menos en los últimos 10 años. No existe trabajo de investigación ni de inteligencia ni de persecución del delito ni de nada. Es más, ni siquiera ha contado o registrado las narcomantas, menos aún en las que se alude a sus funcionarios, y que en el último año suman por lo menos una docena.

La única vía para obtener información de la PGR es a través de su unidad de Transparencia, ni siquiera a través de Comunicación Social, pues un manto de secrecía que parece más bien una lápida de mugre, envuelve a esta dependencia.

Por eso con certeza, es posible afirmar que el gran golpe contra el Cartel Jalisco Nueva Generación, lo dio la Secretaría de Marina, no la PGR y menos aún las policías locales; que como quedó de manifestó con la detención de Oscar Alejandro Rivero Matus, alias “El Pipo”, y su acompañante el policía Juan Bernardo Franco Franco, están totalmente “asociadas” a los varios cárteles que operan en el Caribe mexicano.

El Cártel de Cancún, un grupillo sin estructura

De forma casi simultánea al golpe dado por la Marina, la Policía Judicial del estado detuvo a Óscar Alejandro Rivero Matus, alias “El Pipo”, identificado como el líder y fundador del “Cártel de Cancún”, el cual apenas hace cuatro meses, el 30 de julio pasado, desdeñaba el ex procurador Gaspar Armando García Torres, y consideraba como “un grupo” que ‘no contaba con estructura suficiente”.

García Torres fue Procurador de Quintana Roo durante casi cinco años, y, o le fallaban los sentidos: la vista, el olfato, el oído y la inteligencia; o simplemente cumplía con su parte: la de hacer como que hacía.

En julio, “El Pipo”, anunció el nacimiento del “Cártel de Cancún”, con una narcomanta colgada en el puente peatonal de la Plaza Cumbres, en el bulevar Luis Donaldo Colosio, donde advertía de una limpia de miembros del “Cártel del Golfo” y “Los Pelones”. 

El 30 de julio pasado, la novia de Óscar Alejandro Rivero Matus, de nombre Elizabeth Morcate Verdecía, 27 años, originaria de Cuba, fue detenida junto con dos acompañantes, tras un enfrentamiento con policías judiciales, cerca de la Avenida Talleres, en Cancún. En esa ocasión, “El Pipo” logró escapar, y continuó operando con total impunidad, bajo la sombra de ser solo un grupúsculo sin estructura.

De acuerdo a la Procuraduría del estado, Rivero Matus fue detenido alrededor de las 7 de la noche del miércoles, cuando circulaba por el bulevar Colosio, a bordo de un automóvil marca Ford, tipo K, de color azul, en compañía del policía municipal Juan Bernardo Franco Franco  (29 años) y de un vendedor de droga, identificado como Ángel Eliseo Sosa Luna, (22 años).

El Pipo, estaba en posesión de 130 dosis de marihuana y dos armas de fuego, por lo que fue puesto a disposición de la Fiscalía Especializada de Atención al Narcomenudeo.

¿Tomará la Marina el control de Cancún?

Resulta extraño que hayan sido elementos de la Secretaría de Marina, quienes realizaran el trabajo de investigación y llevaran a buen puerto el desmantelamiento de una ruta de droga sintética de enormes proporciones, cuyo punto de partida era el muelle de Puerto Morelos y cuyo destino era la Ciudad de México.

El trabajo delincuencial que realizaba José Mauricio Castillo Guzmán alias “El Mau”, integrante del Cártel de Jalisco Nueva Generación, parece el de todo un profesional: utilizaba un puerto autorizado para importar su mercancía, seguramente cumpliendo con los requerimientos aduanales necesarios, y distribuía la misma a través de una línea de transporte formal, que presta sus servicios lo mismo a grandes empresas que a comercios medianos, y ahora sabemos, también a cárteles de la droga.

¿Cómo pudo operar tan impunemente Castillo Guzmán?. La respuesta la tiene "El Pipo"  y Aurora Mora: con la complicidad directa de policías municipales y de los funcionarios encargados de la investigación y la persecusión de los delitos de alto impacto.
                                                        
Castillo Guzmán ya está en manos de la PGR por lo que ahora solo se puede esperar que reine la opacidad en torno a su situación. Y es allí donde se rompe con el esfuerzo realizado por las instituciones que todavía cuentan con algún grado de respeto y credibilidad en el país. 

El riesgo de ahora en adelante será que en Quintana Roo, como en otros estados, la Secretaría de la Marina y el Ejército empiecen a realizar funciones de investigación y persecusión del delito, con la conocida pérdida garantías individuales, para que al final todo se quede en frustrados procesos o peor en una guerra entre instituciones con factura para la población.  (NoticaribeNews)

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger