BREAKING NEWS
.

lunes, diciembre 28, 2015

¿En qué se parecen los gobernadores Roberto Borge de QRoo y Eruviel Ávila del Edomex?

 Fabiola Cortés Miranda

CANCÚN, MX.- Son varias las semejanzas entre el gobernador Roberto Borge Angulo de Quintana Roo y Eruviel Ávila Villegas, del Estado de México: ambos priistas, han dejado marca en su gobierno por un insultante derroche en comunicación social y publicidad; ambos organizan fiestones para “agasajar” a los reporteros y periodistas de sus estados; ambos arrastran un elevado número de feminicidios y ambos han hecho todo lo posible por ocultar la situación de riesgo en la que viven las mujeres, en lugar de atender la problemática.

Quintana Roo y el Estado de México, dos entidades donde odian a sus mujeres

“Al menos a una mexiquense se le ha arrebatado la vida cada día desde que Eruviel Ávila Villegas es Gobernador del Estado de México”, y “ciento diez mujeres murieron asesinadas en el municipio de Ecatepec durante 2013 y 2014, según se desprende de las cifras oficiales recientemente actualizadas por el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía); señala un reportaje publicado por SinEmbargo.mx.

En Quintana Roo las cifras son igualmente dramáticas: del 2011 al 2013, se cometieron en el estado 214 homicidios dolosos en los que las víctimas fueron mujeres, de acuerdo a datos proporcionados por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

En 2011, 82 mujeres fueron muertas de manera intencional, es decir, una persona tuvo el objetivo de asesinarlas, 63 de estos homicidios se produjeron en el municipio Benito Juárez (Cancún), y la mayoría de las víctimas (19) tenía entre 20 a 29 años; y aunque la estadística proporcionada por la Procuraduría no consigna la causa de la muerte, de acuerdo a los registros periodísticos, casi todas las mujeres sufrieron violencia intrafamiliar o murieron a manos de un hombre con el que tenían algún tipo de relación.

En 2012, fueron 80 las mujeres víctimas de homicidio doloso, y la tendencia se repite, 62 vivían en el municipio de Benito Juárez (Cancún), y 17 tenían entre 20 y 29 años.

En el 2013, el número de mujeres que fueron privadas de la vida intencionalmente, disminuyó de forma notoria, pues se registraron 52 casos, 35 de los casos ocurrieron en Benito Juárez (Cancún), y la mayoría de casos (12) se dieron entre mujeres de entre 35 a 44 años.  

En Quintana Roo la situación de violencia y agresión contra las mujeres enfrenta factores aún más adversos que en el Estado de México, pues aunque la mayoría de asesinatos de mujeres se cometen en Cancún, ni el gobierno ni los empresarios tienen la intención de reconocerlo por temor a dañar la “imagen turística”; se trata entonces no solo del poder del estado en contra de las mujeres sino del de los empresarios y el de prácticamente toda la industria turística, como los sindicatos, la CROC y la CTM, las centrales obreras que son un brazo más del gobierno priista.

A lo anterior se suma la existencia de un menor número de organizaciones civiles con capacidad de exigir atención al tema de los feminicidios y la situación de riesgo que enfrentan las mujeres. Otro de los factores adversos es el control que el gobierno de Roberto Borge tiene sobre las universidades públicas, donde la problemática, se conoce y se estudia, pero prácticamente se mantiene en secrecía.

El control es tan absoluto que ni los cinco feminicidios ocurridos en 20 días, entre octubre y noviembre pasados, fueron bastante para que las mujeres que ocupan un cargo público en Quintana Roo, sea de elección popular o de designación, alzaran la voz, ninguna diputada, regidora o funcionaria pública hizo ningún pronunciamiento o exigió medidas extraordinarias para atender el tema.  

En Quintana Roo, el control del estado es prácticamente total; totalitario.

Fueron los recientes asesinatos de mujeres en Cancún, varios de éstos que pueden ser claramente tipificados como feminicidios, los que llevaron a varias organizaciones civiles a pedir a la Secretaría de Gobernación que se declarara la alerta de género para este polo turístico.

En el Estado de México, la solicitud se realizó en 2010, y fue apenas el 28 de julio del 2015 que el Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres acordó la procedencia de la declaratoria de alerta en 11 municipios de esa entidad.

Durante los 5 años que no se declaró la alerta de género los feminicidios en el Estado de México siguieron creciendo.

Con este antecedente, no es difícil pensar que el gobierno de Enrique Peña Nieto, decida
enterrar la petición de declarar la alerta de género para Quintana Roo, y tampoco es difícil pensar que más mujeres seguirán siendo brutalmente asesinadas en las ciudades turísticas de este estado, igual que ocurre en la entidad mexiquense.

Prensa “comprada” y premiada

Otro aspecto en el que coinciden Roberto Borge y Eruviel Ávila, es en su “amor” a la prensa, con una característica, que la prensa sea oficialista. Ese amor quedó demostrado por ambos mandatarios en las pasadas fiestas navideñas.

Borge Angulo regaló cinco automóviles, decenas de motocicletas, tabletas, electrónicos y otros obsequios, en cuatro posadas organizadas para agasajar a los reporteros del estado.

Eruviel Ávila también se “lució” y obsequió un viaje a Europa para dos personas, y un automóvil a “sus periodistas”.

Los autos, el viaje, las motos y todo, todo lo que Borge y Eruviel regalaron, fue a cuenta del erario, pagado con dinero público.

Gobiernos de ficción

Otro aspecto que acerca a Roberto Borge y Eruviel Ávila es el ofensivo gasto que realizan para promover su imagen.

El gasto de cientos de millones de pesos por parte de Roberto Borge y Eruviel Ávila en comunicación social y publicidad ha creado una realidad paralela en sus estados, la que presentan prácticamente todos los medios de comunicación, y la que viven los ciudadanos.

En Quintana Roo, acceder a las cifras exactas de cuánto y  cómo se gasta en imagen, no ha sido del todo posible, pues el gobierno de Roberto Borge ha hecho de la Unidad de Transparencia del Ejecutivo y del Instituto de Acceso a la Información estatal, órganos a su servicio.

Pero aún con datos incompletos, el derroche es escandaloso: de 2011 al 2013, el Gobierno de Quintana Roo gastó 612 millones de pesos en comunicación y publicidad.

En tanto, según información difundida en julio pasado; Eruviel Ávila Villegas, gobernador del Estado de México, ha gastado en promover su imagen mil 252 millones 900 mil 595 pesos de septiembre de 2011 a mayo de 2015.

El periodo en el que Eruviel Ávila gastó mil 252 millones de pesos corresponde a 44 meses de gobierno. Mientras que el periodo en el que Roberto Borge Angulo gastó 612 millones de pesos corresponde a 32 meses de gobierno (de abril de 2011 a diciembre de 2013). O sea, 14 meses menos que los del gobernador del Estado de México.

El dato es descomunal, desproporcionado si se considera que la población del Estado de México es de alrededor de 16 millones de personas, lo que lo convierte en la entidad más poblada del país; mientras que Quintana Roo tiene aproximadamente un millón 500 mil habitantes. Esto es, Quintana Roo tiene 10 veces menos  población que el Estado de México, y su gasto en comunicación social y publicidad es de aproximadamente la mitad de lo que se gasta en el estado gobernado por Eruviel Ávila.

Como cortados por una misma tijera, Roberto Borge y Eruviel Ávila son dos verdaderos “ejemplares” del PRI de siempre. (NoticaribeNews/Fotos:David Romero y Aristegui Noticias)

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger