BREAKING NEWS
.

lunes, mayo 30, 2016

Reserva de la Biósfera del Caribe mexicano, una oportunidad para redireccionar el rumbo turístico

CANCÚN, MX.- La propuesta de creación de la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano, la cual considera la inclusión de 5,662,859.1 hectáreas, de las cuales 5,546,075.3  (97 por ciento) se ubican en el mar, y 116,783.8 (3%) son porción terrestre (incluyendo ambientes costeros), se presenta como una oportunidad para redireccionar el desarrollo turístico del Caribe mexicano y frenar la sobreexplotación de los ambientes costeros que han dejado largas franjas de playas erosionadas y zonas vulnerables frente a huracanes y otros fenómenos meteorológicos, así como un grave deterioro de las barreras coralinas, según lo detalla el proyecto justificativo puesto a consulta.

En conferencia de prensa Antonio Ramos, integrante de la asociación civil Somos Tus Ojos Transparencia por Quintana Roo, hizo un llamado a las organizaciones ambientalistas para que fijen una postura en torno a la Reserva propuesta, además de que invitó a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) para que realicen foros en los que se exponga de manera transparente y detallada la propuesta, debido al rechazo que esta área natural ha generado entre diversos sectores.

Ramos estuvo acompañado de la doctora Linda Ambrosie, investigadora de la Universidad de Calgary, y autora del libro "Sun & Sea Tourism: Fantasy and Finance of the All- Inclusive Industry", quien comentó sobre los reducidos beneficios económicos y sociales que los hoteles todo incluido han dejado al Caribe mexicano, a cambio de la severa depredación ambiental.  


A continuación, retomamos algunos fragmentos del documento “estudio previo justificativo” de la Reserva de la Biósfera que consideramos relevantes para entender la necesidad de crear esta área natural protegida.

La reserva natural más grande de México, sólo el 3% estará en tierra firme

En cuanto a la parte terrestre, la Reserva de la Biosfera (RB) del Caribe Mexicano incluye las siguientes superficies: 

Superficies por municipios en la propuesta de la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano

Municipios
Superficie total del municipio
(hectáreas)
Superficie dentro de la propuesta de ANP (hectáreas)
Porcentaje de la superficie terrestre dentro de la propuesta de ANP (%) 
Benito Juárez
210,712
13,066
11.09
Isla Mujeres
94,410
44,007
37.37
Lázaro Cárdenas
333,278
59,794
50.77
Tulum
201,713
13
0.01


La cobertura de superficie del proyecto RB Caribe Mexicano tiene una porción territorial de 116,784 hectáreas ubicadas en terrenos ejidales, terrenos nacionales, parcelas y pequeñas propiedades los municipios de Isla Mujeres, Lázaro Cárdenas y Benito Juárez, en el estado de Quintana Roo. La porción terrestre apenas representa el 3% del total que se pretende proteger, en contraste con la superficie marina con 5,546,075 hectáreas propuestas.

La propiedad privada involucrada en el proyecto tiene una cobertura de 31,138 hectáreas que representa el 21.88% de 142,270.45 hectáreas que concentran la totalidad de predios particulares en los tres municipios. El tipo de propiedad privada tiene una proyección del 26% dentro del polígono de la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano. La modalidad y uso de suelo es diversa y en permanente modificación: habitacional, servicios y en menor medida agrícola.

Tipo de propiedad
Porcentaje dentro del polígono de la RB
Superficie dentro del polígono de la RB (hectáreas)
Ejidal
61.6%
71,930.69
Privada
26.7%
31,138.56
Pública
7.8%
9,140.96
Sin clasificar
3.9%
4,573.79
Superficie total
100%
116,784

En la porción terrestre del área que se propone como Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano, se identifican las siguientes localidades:

BENITO JUÁREZ
Localidad
Población
Tipo de población
Campo de Tiro
1
Rural
La Carmelita
3
Rural
La Chaya
3
Rural
Los Tres Balam
1
Rural
Rancho General
3
Rural
Santa María
3
Rural
Subtotal
14




ISLA MUJERES
Localidad
Población
Tipo de población
Boca Iglesia
57
Rural
Boca Nueva
10
Rural
Cabo Catoche
5
Rural
Cayo Cahum
6
Rural
Cayo Sucio
19
Rural
Chico Cenote
36
Rural
Subtotal
133



LÁZARO CÁRDENAS
Localidad
Población
Tipo de población
Chiquilá
1466
Rural
Holbox
1486
Rural
El Edén
3
Rural
Centro de Investigaciones
3
Rural
Chechen Ha
5
Rural
Subtotal
2963
Rural
Total de población dentro del área propuesta: 3110


Como se lee en el estudio previo justificativo, las zonas terrestres involucradas corresponden al tipo rural y se encuentran prácticamente deshabitadas, por lo que la declaración del presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Carlos Gosselin, en el sentido de que con la creación de la Reserva de la Biosfera del Caribe se frenaría la construcción de 37 mil cuartos de hotel en la zona, no únicamente es falsa, sino pretende inducir al rechazo de la RB del Caribe por parte de la sociedad. Es evidente que el líder de los hoteleros de Cancún no ha leído el proyecto, mismo que está disponible en línea en la página de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

La negativa en contra de la RB del Caribe mexicano se ha hecho extensiva no solo entre el sector empresarial hotelero, sino también entre el náutico, en el pesquero y hasta en el ejidal.

Lo anterior evidencia que en Quintana Roo no se ha comprendido la necesidad de poner en práctica un aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, a pesar de la comprobada contaminación del agua,  la degradación de dunas costeras, el blanqueamiento y muerte de corales y la escasez de algunas especies marinas para el consumo humano, por referir algunas problemáticas generales.

En el Caribe mexicano sigue sin entenderse que la conservación del medio ambiente alienta un turismo de mayor poder adquisitivo y más exigente, en contraparte al turismo masivo y que deja una derrama económica mucho menor, la cual además se concentra generalmente en los hoteles all inclusive.
  
La creación del área natural protegida requiere de un intercambio de opiniones entre los diversos sectores, pero no de un rechazo de facto sin antes analizar la propuesta y la situación en la que se encuentran el ecosistema del Caribe mexicano.

Igualmente se requiere de un compromiso por parte de las autoridades  ambientales de contar con una mayor estructura y personal que vigile el cumplimiento de las medidas que se adopten en la creación de la RB del Caribe mexicano.

Compromisos adoptados en Conferencia de las Partes

Lo que ahora se presenta como la Reserva de la Biosfera del Caribe es un área que tiene su antecedente en diversas áreas naturales protegidas de competencia federal que contribuyen a la conservación de especies, ecosistemas y servicios ambientales en la región.


Categoría ANP
Nombre
1
Área de Protección de Flora y Fauna
Yum Balam
2
Reserva de la Biosfera
Tiburón Ballena
3
Parque Nacional
Isla Contoy
4
Parque Nacional
Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc
5
Parque Nacional
Arrecife de Puerto Morelos
6
Área de Protección
de Flora y Fauna Isla Cozumel
7
Parque Nacional
Arrecifes de Cozumel
8
Parque Nacional
Tulum
9
Reserva de la Biosfera
Sian Ka’an
10
Reserva de la Biosfera
Arrecifes de Sian Ka’an
11
Reserva de la Biosfera
Banco Chinchorro
12
Parque Nacional
Arrecifes de Xcalak


La reserva propuesta por la Conanp es parte de los compromisos adoptados por México ante la comunidad internacional para frenar el deterioro ambiental y la sobreexplotación de los recursos, como se cita en el proyecto:  

México, como signatario del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) adoptó el Programa de Trabajo sobre Áreas Protegidas aprobado en la Séptima Conferencia de las Partes realizada en Kuala Lumpur en 2004. Se decidió realizar los análisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad para los ambientes terrestres, marinos y acuáticos epicontinentales de todo el país, a diversas escalas, con el fin de orientar estrategias para la conservación, como el establecimiento de nuevas áreas protegidas y de otros instrumentos de conservación in situ.

Como resultado de ese análisis se identificaron 105 sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad marina de México. El área de la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano propuesta incluye cinco sitios prioritarios marinos, de los cuales, los Humedales Costeros y Plataforma Continental de Cabo Catoche y el Banco Chinchorro Profundo son de extrema importancia. Dos de los sitios prioritarios marinos comprendidos en el área objeto de estudio comprenden zona costera y tres se ubican en el talud continental .
Además, el polígono de la propuesta de Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano incluye pequeñas porciones de otros cuatro sitios prioritarios: 1) Ríos Subterráneos y Caletas de Akumal–Tulum, 2) Humedales Costeros y Arrecife de Puerto Morelos, 3) Arrecife Profundo de Cozumel y 4) Humedales Costeros y Arrecife de Xcalak – Majahual.

En cuanto a los sitios prioritarios terrestres, el polígono propuesto para la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano incluye 19 sitios prioritarios, cuatro de prioridad extrema, diez de prioridad alta y cinco de prioridad moderada. Destaca el hecho que nueve de esos sitios (47%) se concentran en la zona norte de Quintana Roo, en donde se localiza la porción terrestre del área objeto de estudio.

La zona propuesta como Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano es una unidad clave para la conservación marina no solo de México, sino también para el Arrecife Mesoamericano. La Evaluación Ecorregional del Arrecife Mesoamericano realizado en consulta con expertos, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil de los cuatro países que lo conforman (México, Belice, Guatemala y Honduras), identificó la unidad Yum Balam-Dominó-Chacmochuch, como relevante para la conservación de los hábitats de tiburón ballena y manatí, así como de manglares, arrecifes y estuarios (Arrivillaga y Windevoxhel, 2008).

Del turismo de masas al aprovechamiento racional de los recursos naturales

Con la creación de la RB del Caribe mexicano se pretende pasar de un turismo de masas a un turismo de naturaleza o alternativo, el cual promueve el uso racional del recurso natural y limita el acceso de los turistas a ciertas áreas o ecosistemas frágiles (ecoturismo, turismo de aventura y turismo rural o comunitario).

“El turismo de masas se localiza en la zona norte de Quintana Roo, particularmente en los municipios de Benito Juárez, Isla Mujeres, Cozumel y Solidaridad. Por lo general, la infraestructura hotelera y de servicios se desarrolla en ecosistemas de dunas costeras y manglares, que al ser fragmentados dejan de brindar importantes servicios ecosistémicos como son: el amortiguamiento de los efectos de huracanes y tormentas (Costanza, Farber y Maxwell, 1989), la provisión de zonas de anidación y crianza para especies de importancia biológica y comercial, ser filtros biológicos, y refugios de flora y fauna, tanto terrestre como marina, entre otros”; cita el proyecto de decreto de la RB del Caribe mexicano.
(…)

“Por otra parte, el turismo de naturaleza busca aprovechar los recursos naturales y culturales a través de un turismo no masificado, controlado y de bajo impacto, éste se desarrolla en comunidades pequeñas o en áreas protegidas tanto naturales como arqueológicas (SECTUR, 2002). Además, se caracteriza por promover infraestructura compatible con el medio ambiente, pues se utilizan fuentes de energía alternativa y se aprovechan los materiales locales. Un ejemplo de esta categoría es Holbox en el municipio de Lázaro Cárdenas (González, 2011)”, se lee en el estudio previo justificativo.

La Reserva de la Biosfera del Caribe mexicano no pretende frenar el desarrollo,  sino reorientar las actividades turísticas hacia patrones de sustentabilidad ambiental para evitar afectaciones al capital natural de la zona propuesta.

“En este sentido, el control y monitoreo de las acciones relacionadas con el turismo, así como una gestión adecuada de los recursos naturales se convierten en objetivos necesarios para hacer del turismo una actividad sustentable. Así, la presente propuesta no pretende inhibir el desarrollo de actividades económicas, sino que plantea un esquema para su realización que permita conservar a largo plazo los recursos naturales que constituyen el principal atractivo para el éxito de la actividad económica de la región.”

Estado actual del Caribe mexicano

El Caribe está afectado por el blanqueamiento de los corales, fenómeno que tiene lugar cuando estos expulsan a las algas que viven en simbiosis con ellos, debido a condiciones de estrés y que puede tener como resultado la muerte del coral si sucede por un periodo prolongado.

Los recursos marinos cercanos a las costas, en especial los arrecifes de coral, manglares y lechos de pastos marinos, se han degradado por impactos tanto naturales como antropogénicos. El creciente desarrollo urbano y turístico, y el consecuente incremento en la demanda de bienes y servicios, han provocado un aumento de la contaminación costera, la transformación de los hábitats de manglar y la deforestación tierra adentro, lo que ha contribuido a la degradación del medio ambiente en la región.

Las principales amenazas al ambiente marino, derivadas de las actividades turísticas dentro de la propuesta de Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano son:

  • Alta concentración de embarcaciones y de turistas en zonas arrecifales someras;
  • Ruptura, fragmentación y destrucción de arrecifes por contactos de buceadores inexpertos;
  • Extracción de especies de ornato;
  • Encallamiento de embarcaciones recreativas, de servicios y privadas;
  • Derrames y mal manejo de aceites y gasolina de embarcaciones;
  • Contaminación por residuos sólidos (basura y otros).

Ventajas de crear la Reserva de la Biosfera del Caribe mexicano

Si bien es cierto que los retos que plantea la conservación de la biodiversidad en México no pueden ser separados de los desafíos que imponen las complejas problemáticas de índole social y económica, es importante articular los instrumentos legales con los que se cuenta, para procurar la conservación y aprovechamiento sustentable del capital natural de la zona del Caribe Mexicano.

Uno de estos instrumentos es precisamente la declaratoria de área natural protegida a través del establecimiento de la presente declaratoria propuesta. Se busca que las acciones específicas establecidas para la protección del ambiente, que en dicho Decreto quedarán establecidas, generarán una red de beneficios derivada del uso sustentable de la naturaleza.

El Decreto de área natural protegida generará una estructura formal que permitirá conservar los ecosistemas marinos-costeros y potencializar las actividades económicas, culturales y recreativas que se realicen en la zona, a partir del establecimiento de reglas para el uso, acceso, y aprovechamiento de los recursos naturales, ya que:
1. Es un instrumento específico para los objetos de conservación y aprovechamiento sustentable.

2. Establece una categoría de manejo acorde con los objetivos establecidos, las características del ecosistema y el contexto socioeconómico.

3. Delimita formalmente el territorio para la aplicación de la regulación, homogenizando la política de protección.

4. Zonifica el territorio del ANP en función del grado de conservación y representatividad de sus ecosistemas, la vocación natural, y usos actuales y potenciales en concordancia con los objetivos dispuestos en la declaratoria.

5. Faculta a la autoridad para la elaboración y aplicación de un “Programa de Manejo” (PM) del área, en el que se establecerán acciones específicas que permitirán el mantenimiento del ecosistema y sus recursos, en estado saludable.

A partir de la estructura regulatoria que será establecida en el Decreto del área protegida, conforme a los principios de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), será posible ejecutar políticas de conservación y medidas para el manejo, uso y aprovechamiento de los recursos naturales en la zona. Con ello será factible la preservación de las interacciones biofísicas existentes en el área, así como la promoción de procesos de conocimiento y cultura que permitan aplicar esquemas de manejo sustentables efectivos. Ello permitirá alcanzar con éxito las metas de conservación del área natural protegida en un contexto innovador, con una visión global, pragmática y humanista, compatible con la protección, conservación, aprovechamiento sustentable y restauración del patrimonio natural del país. Además, será posible contar con elementos para enfrentar escenarios futuros, de tal forma que se fortalezca la conservación del sitio para amplificar el beneficio colectivo.

Cuestionables beneficios de la industria todo incluido

Por su parte, la investigadora Linda Ambrosie expuso cómo las inversiones de hoteles todo incluido en el Caribe mexicano no han generado ni ingresos para el estado, ni los beneficios sociales que presumen.

De acuerdo a la investigadora de la Universidad de Calgary, desde 1995, la inversión turística ha representado una carga neta, en parte debido a los nuevos modelos de turismo basados en el sistema Todo Incluido, los cuales requieren de una costosa infraestructura.

Sin embargo, estos mismos resorts Todo Incluido pagan cantidades menores de impuestos directos (impuesto sobre la renta) debido a complejas estrategias de precios de transferencia a nivel internacional y nacional en relación con las reservaciones, el transporte y los servicios ofrecidos en el resort. En el destino, se modifican en el papel una mezcla maleable de servicios y excursiones terrestres, los alimentos y el alojamiento, para disminuir la carga impositiva.

Además, los Todo Incluido emplean menos trabajadores que los hoteles convencionales y por consiguiente, generan menos impuestos indirectos de impuestos sobre nómina, a lo que se agrega que al reportarse salarios más bajos, los hoteleros terminan pagando cuotas mínimas, sin olvidar que reciben beneficios en exenciones de obligaciones impositivas, expuso Ambrosie. (NoticaribeNews/Foto: Quequi)

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger