BREAKING NEWS
.

sábado, enero 23, 2016

¡Ay, los pobres empresarios de buena fe!. Córdova Lira y su “prestigio” perdido

Fabiola Cortés Miranda

CANCÚN, MX.-Después de que la devastación en Malecón Tajamar Cancún se convirtiera en uno de los temas nacionales de mayor difusión en los medios de comunicación masivos y en las redes sociales, y que Cancún, figurara en el mundo no como el destino turístico aspiracional, sino como un gran depredador ambiental; han sido pocos los empresarios “de buena fe”, que se han atrevido a defender públicamente su “inversión”, o que le han exigido al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) que resuelva el problemón en el que están metidos.

Ante la exhibición pública del ecocidio, el cual, sí es cierto, cuenta con todos los permisos ambientales necesarios, casi ningún desarrollador ha osado dar la cara. Aquí no cabe el discurso del “estado de derecho”, que se vuelve una banalidad en la boca de los empresarios tan acostumbrados y amoldados a la corrupción, y donde Quintana Roo es un verdadero ejemplo.

Si deshojamos la margarita, uno por uno, estoy segura que entre los 22 inversionistas no queda ninguno de “buena fe”; y para muestra...

El que sirve a dos amos...

En una nota publicada por Animal Político, Francisco Córdova Lira detalló que pagó a Fonatur 38 millones de pesos por un predio  8 mil 500 metros cuadrados en Malecón Tajamar, y que ha gastado otros 500 mil pesos en la tramitación de permisos para construir un proyecto condominal: “todo de manera legal ante el más prestigiado desarrollador del país”, expresó.

En entrevista con Denise Maerker, en Radio Fórmula, el ex socio de Xcaret también aseveró: “lo que yo no puedo aceptar es que a mí me traten ni de ecocida ni de un empresario abusivo porque nunca lo he sido, tengo un buen prestigio ganado a través del tiempo. Yo no hice ningún acto ilegal, no destruí nada, compré un lote impactado”.

El señor Francisco Córdova Lira pretende que le crean que es un empresario de buena fe, cuando él sabía que para llevar a cabo su proyecto se requería desmontar, casi en su totalidad, el predio de Malecón Tajamar, y desmontar implicaba, como sucedió, destruir el manglar, y el hábitat de decenas de especies animales. No es verdad que compró un lote ya impactado, el suyo, como todos los demás, requirió del 'chapeo y desmonte de vegetación', como sutilmente se expresó en un boletín de la Unidad del Vocero del gobierno de Roberto Borge el 16 de enero pasado. 

Y entonces los granaderos, las decenas de trascabos y volquetes que entraron la noche del viernes 15 de enero y la madrugada del sábado al Malecón Tajamar, lo hicieron para jugar carreritas, o para qué?, si ya estaba impactado el predio, ¿que entró a hacer la maquinaria?.  

Francisco Córdova defendió ante Denise Maerker que “compré con la confianza que deberíamos tener todos los mexicanos y que paulatinamente estamos perdiendo porque el estado de derecho, nuestro país cada día es más endeble. Vivimos en un país en donde el estado de derecho se nos está desmoronando de las manos".

Así es señor Córdova Lira, el estado de derecho “se nos está desmoronando de las manos”, el país mismo se nos está desmoronando en las manos, debido a las autoridades corruptas, a los empresarios corruptos y a los ciudadanos corruptos, entre otras cosas.

El señor de la Transparencia que pellizcó recursos del Subsemun

Francisco Córdova Lira ni es un empresario de buena fe y mucho menos le importa el estado de derecho, y aquí está una prueba.
  
El 3 de febrero del 2014, publicamos una nota, en la que dimos cuenta de cómo el “Comité de Participación Ciudadana para la Transparencia AC”, creado por el empresario Francisco Córdova Lira, recibió 1.5 millones de pesos del gobierno municipal de Cancún, en ese entonces a cargo del perredista Julián Ricalde Magaña, que fueron desviados del Subsidio para la Seguridad Municipal (Subsemun), según se comprobó con el contrato obtenido por NoticaribeNews por medio de la Unidad de Transparencia.

En esa ocasión escribimos:

La corrupción y la simulación del perredista Julián Ricalde, encontró en el empresario Francisco Córdova Lira a uno de sus mejores avales, y éste, se convirtió en cómplice del desvío de recursos, con su Comité Ciudadano para la Transparencia, que no fue más que un membrete. 

Dicho Comité obtuvo, irregularmente, dinero que debió ser destinado a la prevención del delito y la violencia (…).

En el contrato MBJ-OFM-DRMYSG-SUBSEMUN-LP-006-2013-02, se puede leer cómo esta asociación obtuvo recursos públicos. En el documento se refiere que se trata de un convenio “de prestación de servicios referente al rubro prevención social de la violencia y la delincuencia con participación ciudadana, en su concepto red de escuelas de prevención social de las violencias, que celebran por una parte la persona moral Comité de Participación Ciudadana para la Transparencia”, asociación civil, representada en este acto por su representante legal, la C. Mariana Perrilliat Nava (…)”.

En la nota se detalla cómo se operó el saqueo de recursos públicos por parte de la asociación creada por Francisco Córdova Lira, el empresario de “buena fe” y de gran “prestigio”; quien por cierto, entre sus facetas está la de pretender un cargo de elección popular, que no ha podido cristalizar.

Cuando Córdova Lira afirma que “lo que yo no puedo aceptar es que a mí me traten ni de ecocida ni de un empresario abusivo porque nunca lo he sido, tengo un buen prestigio ganado a través del tiempo”, lo mínimo que podemos percibir es burla.

Y hay más.

El socio de Francisco Córdova Lira en el depredador proyecto de Malecón Tajamar es el empresario Rafael Lang Uriarte, quien está casado con Mariana Perrilliat Nava, socia fundadora del Comité de Participación Ciudadana para la Transparencia (y para el saqueo del erario); ella firmó el jugoso contrato por el cual la asociación del 'prestigiado empresario' recibió 1.5 millones de pesos del Subsemun, y es más, sustituyó a Córdova Lira como presidente del muy cuestionable Comité Ciudadano para la Transparencia. Perrilliat, recientemente dejó la estafeta de la asociación a Cinthya Dehesa. Aquí puede descargase el documento relacionado con los integrantes del Comité creado por Francisco Córdova. 

O sea, Francisco Córdova Lira y la esposa de Rafael Lang Uriarte, dos de los inversionistas de Malecón Tajamar, recibieron 1.5 millones de pesos del ayuntamiento de Cancún, de recursos que debieron destinarse para la seguridad pública, y aún así se dicen empresarios éticos y de buena... Imposible creerles.  

Lo que más le convendría a Francisco Córdova Lira, (por cierto, propietario de otro negocio poco ético como los delfinarios), y a los varios empresarios que compraron en Malecón Tajamar, a sabiendas de que para construir tenían que devastar prácticamente todo el manglar, es dejar las cosas como están, no vaya a ser que entre más hablen más se enreden.

También habrá que estar pendiente de lo que diga Miguel Ángel Lemus, ex presidente de la Asociación de Propietarios e Inversionistas de la Riviera Maya, y uno de los principales inverso-depredadores, quien en 2007, poco antes de la aprobación de la Ley General de Vida Silvestre, a la que se adicionó el artículo 60 Ter que protege el manglar, pronunció una frase célebre que quedará para la historia: “las personas que viven del turismo no van a vivir masticando mangle” (…).

Eso fue en 2007, pero está claro, que hoy, Miguel Ángel Lemus, en nada ha cambiado su idea sobre el medio ambiente. El 5 de agosto del 2015, sobre Malecón Tajamar aseguró: “los inversionistas son inversionistas de buena fe, y nadie va a detener el progreso, la economía de nuestro municipio en su zona más importante de desarrollo económico frente al mar”.

Y dale con la buena fe.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger