BREAKING NEWS
.

jueves, enero 05, 2017

Gobierno del “cambio” quería su puesto y le quitó hasta la vida. Denuncian por muerte de burócrata

CANCÚN, MX.- César Jiménez Poot trabajó 20 años y 4 meses de burócrata al servicio del gobierno del estado, y murió en la raya, víctima del hostigamiento, maltrato laboral y crueldad de sus superiores. El médico le prescribió reposo a César Poot del 19 al 20 de diciembre, sin embargo, uno de sus jefes, el subsecretario de Planeación de la Secretaría de Desarrollo, Rolando Mario Méndez Navarro, le negó el permiso para retirarse a su casa. En la madrugada del 21 de diciembre, Jiménez Poot falleció en su domicilio por un infarto agudo al miocardio.

Rosa Elena Lozano, SEDE
Las coincidencias no existen. La relatoría de los hechos que las hermanas Jacinta Guadalupe, Rocío Magdalena, Ena Rosa y Juana Susana Jiménez Poot, hicieron ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo sobre las circunstancias que llevaron a la muerte a su hermano, indican que se trata de un caso de acoso laboral llevado al extremo.

Se puede entender que el cambio de administración traiga consigo el cambio de oficinistas, de personal de confianza y la salida de aquellos que cobran sin trabajar, es decir de los aviadores; pero nadie puede entender el despido de burócratas con 20 años de servicio, ni que se les pretenda orillar a entregar su renuncia con métodos de violencia laboral que en algunos casos terminan con la vida de los trabajadores.

Aquí la nota del caso publicada en el periódico Por Esto/Foto Quequi  

Familiares del fallecido César Jiménez Poot, trabajador de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sede), pusieron una denuncia ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Quintana Roo por violaciones, discriminación al trabajo y de seguridad social.

Las hermanas del difunto trabajador de la dependencia estatal, Jacinta Guadalupe, Rocío Magdalena, Ena Rosa y Juana Susana Jiménez Poot, acudieron esta mañana a las oficinas de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Quintana Roo en compañía del presidente de la Federación Agronómica de Quintana Roo, Miguel Martínez Cabrera, para poner la demanda, la cual fue recibida a las 11 de la mañana con 20 minutos.

La denuncia es en contra de la titular de la Sede, Rosa Elena Lozano Vázquez; el subsecretario de Planeación de la Sede, Rolando Mario Méndez Navarro, y el director de Planeación de la Sede, Julio Eliezer Manzanero Salazar, a quienes responsabilizan de la muerte de su hermano, registrada el 21 de diciembre de 2016.

En los hechos narran que en el mes de septiembre César Jiménez Poot se desempeñaba como director del Fondo para el Desarrollo Económico en la Sede; sin embargo, al ocupar el cargo Rosa Elena Lozano Vázquez le solicitó que le entregara su renuncia voluntaria, manifestándole que no se preocupara ya que los mencionados tenían una amistad originada por el hermano de la misma, el difunto Carlos Lozano y que la renuncia era de mero trámite.

Al cabo de unas semanas se le notificó, por medio del asistente personal de Rosa Elena, que desocupara el lugar porque ya estaba su reemplazo, y que tenía una hora para sacar sus pertenencias. Por lo que César Jiménez Poot solicitó hablar con la secretaria para que recibiera una explicación, situación que no se dio, únicamente se le notificó que debía entender que son compromisos que tiene el nuevo gobierno, ya que Jiménez Poot era priista como sus otros compañeros y no podía seguir en funciones.

Sin embargo, respondió que no era verdad, ya que nunca fue miembro activo, al igual que con el gobierno anterior él había obedecido instrucción de realizar actividades extralaborales, por lo que solicitó que lo calificaran conforme a su desempeño. Así pasaron los días hasta que el ahora difunto pudo contactar a la titular de la dependencia en las afueras del edificio, y al ser cuestionada ella actuó de manera grosera, limitándose a decir que se le podía ofrecer una jefatura.

Iniciando el mes de noviembre de 2016, de la misma forma se le notificó que no había recurso para pagar al asesor o asistente personal de la titular de la dependencia, por lo cual se le iba a pasar a jefe departamento, ya que se necesitaba el recurso para pagar a su asistente, y que no volviera a molestar con el tema de que había ayudado al hermano de la funcionaria.

Terminando el mes de diciembre se ubicó a Jiménez Poot como jefe de Departamento de Seguimiento de Programas Institucionales, adscrito a la Subsecretaría de Planeación de la Sede a cargo de Rolando Mario Méndez Navarro, en donde empezó a realizar funciones inherentes a su cargo y también tenía que resolver asuntos de su anterior encomienda por falta de conocimiento del titular y de los nuevos funcionarios; fue entonces cuando comenzó el hostigamiento laboral, ya que no le permitían tener horarios de comida, pese a que por la enfermedad del ahora difundo debía cumplir con un régimen alimenticio.

Asimismo, dieron a conocer que el subsecretario Méndez Navarro le dio la indicación de que todos los asuntos los tratara con el director de Planeación, Julio Eliezer Manzanero Salazar, aunque no dependiera de él directamente, sino de la subsecretaria; así transcurrieron los días y el hostigamiento laboral siguió, ya no sólo por parte de Lozano Vázquez, sino también por Méndez Navarro y Manzanero Salazar.

Las familiares del difunto trabajador señalaron que les platicó que durante las horas laborales no le asignaban trabajos, sino que esperaban el horario de salida y comida para encargarle hacer capturas en el sistema de control de pagos de créditos o reportes, situación que lo incomodaba.

Manzanero Salazar fue compañero del ahora difunto en la anterior administración donde ambos fungían como directores, sin embargo, esto no le importó y lo obligaba a que se quede a trabajar hasta las tres de la mañana sin salir por sus alimentos. Incluso le manifestaba que la puerta está muy grande, que era muy viejo y que lo iban a boletinar para que ninguna dependencia lo contratara, situación que preocupaba al difunto, debido a que tenía familia y dependientes económicos, una esposa, su madre de avanzada edad y 3 hijos.

Asimismo, Rosa Elena Lozano Vázquez había girado instrucciones para que el cheque de finiquito de su cargo anterior no fuera pagado, ya que le habían encargado después de haber sido removido de su cargo que diera seguimiento a programas federales de apoyos a pequeñas y medianas empresas, y que si quería su finiquito tenía que hacer lo que se le ordenaba, a lo que el difunto solicitó de nueva cuenta apoyo de personal debido a que la carga de trabajo era mucha, pero se le negó.

Dicha solicitud también se la hizo patente al subsecretario Méndez Navarro, pero éste le respondió que no trataba con jefes de departamento, sólo con directores y que no se le olvidara que ya no tenía nivel.

Los días que comprenden del 16 al 20 de diciembre las cosas empeoraron y el hostigamiento laboral comenzó a subir de nivel. El día 16, César Jiménez solicitó material de oficina para su departamento, por lo que se le entregaron 15 hojas blancas, 2 bolígrafos y 1 marcatextos; la secretaria del director manifiesta que fue lo que Manzanero Salazar autorizó.

El 19 de diciembre de 2016, Manzanero Salazar se negó a firmar las vacaciones para el periodo de diciembre que por ley le corresponden a todos los empleados con más de 6 meses de antigüedad, y ese mismo día empeoró su salud y solicitó permiso para consultar con un médico, pero se le negó, aun así sacó una cita en la Clidda y le diagnosticaron faringitis aguda, por lo que se le otorgó una incapacidad médica para el periodo del 19 al 20 de diciembre.

La presión por parte de Manzanero Salazar siguió y no se le permitió ir a su domicilio, por lo que empeoró su salud en su oficina de trabajo.

En la madrugada del 21 de diciembre de 2016, a la una de la mañana con 30 minutos, falleció en su domicilio por un infarto agudo al miocardio derivado de una hipertensión arterial causada por el estrés, luego de 20 años y 4 meses de trabajar en el gobierno del estado de manera ininterrumpida.

Finalmente, las hermanas del difunto solicitaron a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en Quintana Roo que emita una recomendación para la separación del cargo de los funcionarios Rosa Elena Lozano Vázquez, Rolando Mario Méndez Navarro y Julio Eliezer Manzanero Salazar, además de unas disculpas públicas y un reporte detallado por parte de la autoridad agresora sobre los tratos al ahora difunto César Jiménez Poot, así como emitir una recomendación para la indemnización por parte del estado a la familia en línea recta ascendente y descendente.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger