BREAKING NEWS
.

lunes, junio 05, 2017

Se va Barcos Caribe y regresan las tarifas altas del ferry Cozumel-Playa del Carmen

CANCÚN, MX.- La guerra de precios entre las tres navieras que realizan el cruce entre Cozumel y Playa del Carmen se avizora pronta a concluir. Por ahora, Barcos Caribe, México Water Jets y Ultramar resisten con pérdidas una castigada tarifa.

Con los alrededor de cien pesos que cobran por viaje redondo para recorrer 10 millas náuticas, unos 18 kilómetros, ninguna de las tres navieras sale a flote ni con los gastos de operación.

En 2014, antes de la entrada de Barcos Caribe, el cruce entre Cozumel y Playa del Carmen rondaba los 324 pesos, viaje redondo. Cuando, en enero de 2015, Impulsora Marítima de Quintana Roo y el Caribe S.A. de C.V, razón social de Barcos Caribe bota sus embarcaciones, lo hace ofreciendo el viaje redondo para los quintanarroenses en 138 pesos.


En semanas Barcos Caribe, cuyos socios fueron señalados como presuntos prestanombres del ex gobernador Roberto Borge Angulo, ante la Procuraduría General de la República (PGR), le come el mercado a las dos navieras que por años habían mantenido el “duopolio”; pero no solo ello, de acuerdo a una fuente del sector, bajo amenazas, el ex gobernador Roberto Borge Angulo, les prohibió bajar sus tarifas para impedirles así, recuperar participación.

“No bajamos las tarifas no porque no quisiéramos, sino porque si lo intentábamos, en unos minutos recibíamos llamadas de amenazas para dar marcha atrás; eran llamadas directas de parte de personas cercanas al ex Gobernador”, asegura la fuente.

“Yo creo que la intención era llevar a la quiebra a las otras dos navieras y quedarse con todo el mercado, porque se puede aguantar un tiempo, pero no para siempre”, agrega el entrevistado que solicitó se reservara su identidad

En enero del 2016, de acuerdo a estadísticas proporcionadas por la fuente, Barcos Caribe controlaba el 48% del mercado, Ultramar 28% y México Water Jets 25%; es decir, casi la mitad. En enero de ese año, Barcos Caribe transportó a 138 mil 139 pasajeros;  Ultramar a 79 mil 958 y México Water Jets a 70 mil 868. Por ruta, ese mes, Barco Caribe movió en promedio a 158 pasajeros, en catamaranes con capacidad para 250 personas; Ultramar y México Water Jets transportaron en promedio 117 pasajeros por ruta, pero cubriendo un menor número de travesías, pues en el mes de referencia, Barcos Caribe se quedó con el 41% de las rutas entre Cozumel y Playa del Carmen, Ultramar, con 32% y México WaterJets, con 28%.
 
De acuerdo a la fuente, Barcos Caribe logró sostener las bajas tarifas desde un inicio, “entre otras cosas, porque los empleados de la naviera estaban en la nómina del ayuntamiento de Cozumel; sostener el salario de los capitanes y demás personal implica un gasto considerable, junto con el combustible, pero si de entrada, ellos se ahorraban el gasto en la plantilla del personal, podían ofrecer una tarifa mucho más baja”, explica.

Las embarcaciones que realizan el cruce entre Cozumel y Playa del Carmen consumen en promedio por cada ruta alrededor de 400 litros de gasolina, por lo que la tarifa de 100 pesos que se paga por viaje redondo no alcanza, ni para cubrir el costo del combustible, asegura la fuente.

Y cita un ejemplo de las pérdidas con las que actualmente operan las navieras: el 17 de mayo Barcos Caribe movió 2 mil 439 pasajeros en 34 cruces, es decir, 17 rutas redondas, si multiplicas el número de pasajeros, por 50 pesos que es el precio del boleto, entonces tenemos que ese día Barcos Caribe ingresó 121 mil 950 pesos. Pero si en cada cruce se gastan 400 litros de gasolina, si multiplicas 400 litros de gasolina a un precio promedio de 15 pesos, cada cruce costó 6 mil pesos, por los 34 cruces que hizo al día, tan solo en gasolina Barcos Caribe gastó 204 mil pesos, sin contar el salario de los empleados. Eso no es rentable para nadie; el mismo día Ultramar realizó 40 rutas y México WaterJets solo 26, pero todas ofertando el boleto para los locales a 100 pesos el viaje redondo.    

Aunque para los foráneos el precio es más alto, sigue siendo una tarifa que no costea, asegura el entrevistado.

Sobre el tema, Nivardo Mena, propietario de la naviera Nueve Hermanos, que realiza el cruce entre Chiquilá y Holbox, refiere: “el costo de 50 pesos no sale, se están tirando a matar, igual que ocurrió en Holbox”, dice; en referencia a la guerra de precios que se dio entre “Nueve Hermanos” y “Holbox Express”, naviera de Ismael “Mayo” Moguel, otro ex funcionario que se enriqueció en la administración de Roberto Borge.

“Llegó a tal punto la situación que cuando las dos navieras empezamos a bajar los precios, Holbox Express gritaba un precio y nosotros dábamos un precio más barato; así,  hasta llegar a dar cruces gratis. Al final nos sentamos a dialogar porque la situación era insostenible para las dos empresas”, aseguró el ex regidor de Lázaro Cárdenas.

Actualmente, el cruce entre Chiquilá y Holbox, que es de 11 kilómetros, tiene una tarifa por viaje redondo de 280 pesos para los visitantes y de 160 pesos para los habitantes del municipio Lázaro Cárdenas.

El cruce entre Puerto Juárez e Isla Mujeres, donde Ultramar  es la única naviera que  presta sus servicios, el costo del boleto es de 300 pesos, viaje redondo para los no residentes en Quintana Roo, y de 146 pesos para los quintanarroenses.

Casi la despedida

Diciembre de 2016, es el mes a partir del cual Barcos Caribe perdió su efímera hegemonía. Su participación de mercado bajó al 23%, y Ultramar lo recuperó, con 50%; quedando el restante 23% para México Waterjets. Ese mes, la naviera de los presuntos prestanombres de Roberto Borge transportaron solo 87 mil 201 pasajeros; Ultramar subió a 194 mil 056 y México Waterjets se movilizó a 127 mil 765 pasajeros.

La debacle de Barcos Caribe coincide con las clausuras que la  Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó de sus taquillas, lo que convirtió a sus empleados en vendedores “itinerantes”.

El espacio en el que Barcos Caribe construyó su módulo de ventas en Playa del Carmen, era un pedazo de 24 metros cuadrados de calle, que el cabildo de Solidaridad aprobó arrendarle en 10 mil pesos, en la administración de Mauricio Góngora, ex presidente municipal y delfín de Roberto Borge en las elecciones del 2016. La Profepa clausuró ésta y las taquillas de Cozumel e Isla Mujeres, donde no alcanzó a iniciar operaciones la naviera, por no contar con Manifestación de Impacto Ambiental.  
La situación de Barcos Caribe es más que complicada, uno de sus barcos, adquirido apenas en el 2015, se encuentra fondeado, descompuesto. Y la semana pasada, el periódico Luces del Siglo dio a conocer que la desde febrero pasado, la PGR ordenó el aseguramiento de la documentación de Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe, S.A. de C.V., para que no puedan cambiarse los registros de socios o de asambleas en la Secretaría de Economía.

Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe, S.A. de C.V. fue constituida el 22 de junio de 2012 con un capital de 200 mil pesos, sus socios fundadores son César Celso González Hermosillo y Franco González Padrón, familiar del ex gobernador Félix González Canto.
Dos años después, en el 2014, los inversionistas, César Celso González, el abogado del padre de Roberto Borge, y González Patrón, pariente del ex gobernador Félix González y del titular del Fonatur, Juan Carlos González, adquirieron dos barcos a la empresa Tanzania Zanzibar, por los que pagaron 4.9 millones de dólares, esto es, alrededor de 70 millones de pesos.

En marzo pasado, dimos a conocer que Barcos Caribe también adquirió dos embarcaciones que fueron fabricadas por la empresa Aluminium Marine en Australia, dos catamaranes con capacidad para 300 pasajeros, que probablemente no podrán ser estrenados por la naviera.  (NoticaribeNews)

Publicar un comentario

 
Copyright © 2015 NoticaribeNews Transparencia

Powered by Blogger